Lunes 29 de Agosto de 2016
cheap football kits cheap real madrid football shirts cheap football kits cheap real madrid football shirts cheap barcelona football shirts cheap football kits cheap real madrid football shirts cheap football shirts cheap real madrid football shirts cheap england football shirts cheap barcelona football shirts cheap football kits cheap manchester united football shirts cheap football shirts cheap manchester united football shirts cheap manchester united football shirts cheap football shirts cheap manchester united football shirts cheap football shirts cheap barcelona football shirts cheap football tops cheap real madrid football shirts cheap manchester united football shirts cheap barcelona football shirts
  • foto 1

    Sexualidad represora: del placer a la tortura

  • foto 1

    Etchecolatz y la tercera desaparición de López

  • foto 1

    Abigaíl: la parte del veneno

  • foto 1

    Aquí solo hay niños jugando

Sexofobia

No tengo el disgusto de conocer a Héctor Aguer. Y habiendo tantos motivos para pasarla mal, no creo que lo incorpore en la lista. Héctor, el mítico héroe que defendió el honor de Troya, siendo vencido por el legendario Aquiles, no le cabe como nombre al inquisidor sexual.

Bolitas, hamacas y pelotas

Las bolitas chinas nos están matando. Producen a menos de la mitad del costo que tenemos nosotros y llegan a todos los mercados – dice uno de los principales referentes de la única fábrica de bolitas de la provincia de Santa Fe, la Argentina y América del Sur, “Tinka”.

Sexualidad represora: del placer a la tortura

Hace varios años dicto un curso cuyo título es: “del abuso sexual del niño al abuso político del adulto”. El abuso sexual, denominación que incluye diversas formas de maltrato, desde el más maquillado hasta la crueldad del incesto, es el paradigma de las formas de producción de subjetividad de la cultura represora.

Etchecolatz y la tercera desaparición de López

Un tal López. Llegó a la vida en un hogar laburante de General Villegas en los días del impacto del crack de la bolsa de Estados Unidos. Un tal Etchecolatz.

Abigaíl: la parte del veneno

Hace ya casi una década que se dice que las aguas del Paraná, a la altura de San Nicolás, son tóxicas. Que se las envenena sistemáticamente desde la planta de Atanor.

Aquí solo hay niños jugando

Mientras en las ciudades la diversión infantil cada vez más se restringe a largas horas frente a pantallas de tablets, celulares o play sation, en las comunidades aborígenes de la provincia de Misiones, todavía los niños se divierten con juegos colectivos al aire libre, en contacto con el entorno natural y con valores culturales ancestrales.

La DEA y la muerte cotidiana de los pibes

El imperio está presente en la vida y la muerte cotidiana de las pibas y los pibes en los arrabales de las grandes barriadas argentinas. No es una melancólica consigna de los años setenta.

Demócratas en el ring

En mi lejana y no demasiada añorada niñez, una de las experiencias más conmovedoras y tristes fue cuando la Momia perdió con Karadagian.

La gorra, la teta y las fieras

Los tiempos del disciplinamiento social se profundizan, como es usual cuando los hechos se acompañan de un discurso desembozadamente represivo.

Cómo explicarles

Cómo decirles que cuando ellos andan en patas y en remera en pleno julio, pisando el suelo venenoso que pisan, no es porque ahorran gas: no tienen gas.

Tanto

Gardel cantó para toda la eternidad, que por una cabeza todas las locuras. Si sumamos muchas cabezas, entonces la locura tiene un salto cuantitativo y cualitativo a lo que denomino el “alucinatorio social”.

El 9 de julio y dos caras de la misma iglesia

En estos días que se recuerdan los doscientos años de la declaración de la independencia, el Papa Francisco I, Jorge Bergoglio, ha pedido que la Patria no se venda.

¿Cuánto vale la independencia?

Los fantasmas del siglo diecinueve viven en nosotros. Están entre nuestras ropas. En los dibujos que pueblan las monedas y los billetes que de manera transitoria pueblan los bolsillos de las mayorías argentinas.